close
SALA DE VENTAS ONLINE
INGRESA AHORA

Atención Online
Disponible de 11:00 a 22:00 horas

videocam

Atención Online
Disponible de 11:00 a 22:00 horas

keyboard_arrow_down
SALA DE VENTAS ONLINE

Atención Online
Disponible de 11:00 a 22:00 horas

Sin embargo, no son pocas las personas que desconocen cuál es el proceso para la adquisición de propiedades, lo que puede llevar a pasar por alto detalles importantes que pueden afectar la inversión, como las cláusulas que debe tener el contrato de promesa de compra venta, por ejemplo.

 

¿Cómo se compra una propiedad?

Lo primero que debes saber es que existen tres modalidades de compra:

 

  • Compra en blanco: es cuando se adquiere un departamento o casa en la etapa de proyecto, es decir, cuenta con planos y permisos municipales, sin haber iniciado el periodo de construcción. La entrega, por lo general, se realiza en un periodo entre 12, 24 o 36 meses luego de la firma de la compra venta

 

  • Compra en verde: en este caso, la vivienda ya inició el proceso de construcción, pero no se encuentra finalizado. El compromiso de compra se lleva a cabo por medio de la promesa de compra venta, firmada ante notario. Es común que en esta alternativa el pago del pie se realice a través de cuotas, aunque también puede exigirse su totalidad.

 

  • Entrega inmediata: como su nombre lo indica, la propiedad es entregada inmediatamente después de haber realizado los documentos necesarios y se encuentra lista para ser habitada.

 

¿Qué opción escoger? Depende, principalmente, de tu contexto económico. Cada opción tiene sus ventajas y desventajas -por ejemplo, en la compra en blanco o verde se puede acceder a precios rebajados- por lo que debes analizar qué modalidad te conviene más.

 

El paso a paso de la compra y venta de propiedades

Obtener una propiedad requiere del seguimiento de algunas etapas necesarias para que la negociación se lleve con éxito y en el marco de la legalidad. La buena noticia es que en Chile es relativamente sencillo:

 

1. Cotización de la propiedad

Como es lógico, lo primero es evaluar y cotizar la propiedad que se va a adquirir. Para ello, es importante que consideres variables, como ubicación -presencia de servicios, seguridad del barrio, conectividad, entre otros-, así como el precio, plusvalía estimativa y avalúo fiscal.

 

Quizás sea necesario realizar un estudio de mercado para saber a ciencia cierta si el valor asignado a la vivienda corresponde o no.

 

2. Buscar el financiamiento

En el país, comprar una vivienda es «severamente no alcanzable», de acuerdo con la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). No obstante, muchas inmobiliarias de calidad han flexibilizado los precios, y las instituciones financieras otorgan créditos hipotecarios con bajos intereses, por lo que invertir en bienes raíces no es imposible.

 

Si necesitas pedir un crédito, es fundamental que evalúes bien en cada banco la mejor alternativa en cuanto a tasas, regalías, seguros complementarios, entre otros factores.

 

3. Reserva la vivienda

Cuando tengas el crédito hipotecario aprobado, debes acercarte a la inmobiliaria que tenga el proyecto de tu elección y reservar la propiedad. Para ello, debes firmar el contrato de promesa de compra venta, el cual está regulado por el artículo 1554 del Código Civil.

 

¿En qué consiste? Es un documento de carácter legal -autentificado ante notario público- que deja constancia de que las partes celebraron un contrato o una transacción en un plazo determinado o en el cumplimiento de condiciones previamente acordadas.

 

Ahora bien, se debe procurar que este documento tenga, entre otras, las siguientes características.

 

  • Escritura en forma clara y precisa.
  • Establecer con precisión las obligaciones de ambas partes, como plazos de entrega, condiciones del inmueble, fechas de pago, entre otras.
  • Definir quién tiene la responsabilidad en pagos de los servicios involucrados, como inscripción de la propiedad en el Conservador de Bienes Raíces, derechos notariales, estudio de títulos, etc.
  • Determinar los seguros involucrados en el caso de que la inmobiliaria no pueda hacer efectiva la entrega del inmueble.

 

En esta etapa la inmobiliaria solicitará un pie para la reserva de la propiedad, un porcentaje del valor total de la vivienda.

 

4. Escritura de propiedad

Luego de la promesa de compra venta se debe realizar la escrituración en el Conservador de Bienes Raíces. La escritura de propiedad no es más que acreditar quién es el dueño del inmueble ante este organismo. Deberás presentar una serie de documentos, como la copia de escritura -promesa de compra y venta- ante notario validada por firma electrónica, por ejemplo.

 

Ya sabes cómo se compra una propiedad. Lo importante es que escojas proyectos inmobiliarios que te aseguran una buena calidad de vida, en el caso de requerir el departamento para habitar; o un buen retorno de la inversión, si eres inversionista.

 

averigua si puedes invertir